Desarrollo de la adicción

No todos los adolescentes o personas que consumen drogas se vuelven adictos; unos las prueban y no les gusta. Otros las usan no adictivamente por muy poco tiempo y eventualmente paran.

Sin embargo otros, se vuelven totalmente adictos. La evolución que se da de usar una droga a convertirse en un adicto a ella se desarrolla en un periodo de tiempo, entre meses a años. Por lo tanto es conveniente el categorizar este proceso en tres etapas muy claras: uso, abuso y adicción.

USOadiccion_desarrollo.jpg

El uso de drogas generalmente comienza en la adolescencia, usualmente con la nicotina del cigarrillo, y va progresando de la nicotina al uso de alcohol y drogas ilícitas. Inicialmente, el uso de las drogas se ve limitado a los fines de semana.

Sin embargo, mas tarde, el uso comienza a darse entre semana, pero únicamente por las noches. Los adolescentes aprenden que la droga les provee de esa sensación que desean y esto se da cada vez que la usan. Aprenden a controlar el nivel de esta sensación regulando la cantidad que consumen.

En este punto ellos están en la capacidad de quedarse con esa droga o dejarla. Debido a que el consumo se da con otros amigos, a esta etapa se la conoce como de uso social.

 

ABUSOadiccion_abuso.jpg

En esta etapa, aumenta la frecuencia del uso de la droga. Los adolescentes comienzan a mantener su propio stock, y pueden comenzar a usar drogas cuando están solos, sin la necesidad de estar con los amigos.

Sin embargo, el uso de la droga continua siendo por las noches, y en los fines de semana. Los consumidores todavía están en la capacidad de poder controlar el tiempo, la cantidad y las circunstancias para consumirla. Es muy raro el que vayan al colegio o a la casa intoxicados.

En esta etapa los adolescentes ya desarrollan cierto grado de tolerancia, así que tienen que aumentar la cantidad de la droga para lograr el mismo efecto. Tienen muy pocos y ocasionales conflictos con sus padres, profesores y la policía.

 

ADICCION

En esta etapa, el uso de la drogas es diario, o prácticamente. Comienzan a usarlas durante la semana al igual que en las noches y fines de semana. El desarrollo de la tolerancia llega al punto que se necesitan grandes cantidades de la droga para llegar al efecto deseado, "high".

El Bloqueo Informativo y de Memoria ( no recordar lo que se hizo cuando estuvo bajo la influencia de una droga ) comienza a ocurrir y a volverse cada vez mas adiccion_adiccion.jpgfrecuente. 
Los consumidores ahora prefieren consumir solos en lugar que con amigos, y las drogas se convierten en el mayor enfoque de sus vidas, lo cual gira alrededor de obtener las drogas, donde, cuando, cuanto, donde guardarlas y cuando consumirlas. Casi todas las actividades involucran drogas y amigos que también las consumen. Ya no tienen ni se llevan con los amigos y la gente que no consume drogas.

Cuando son confrontados por algún miembro de la familia o un amigo, niegan tener un problema con su consumo de drogas. Las relaciones familiares, el desempeño académico o laboral, y su salud se van deteriorando progresivamente. Quien se encuentra en esta etapa corre el riesgo de ser arrestado o estar en riesgo de muerte si protagoniza algún escándalo o si tiene un accidente automovilístico o simplemente es detectado conduciendo bajo la influencia de drogas, incluso hasta se puede dedicar a traficar y vender drogas (pusher).

Los síntomas de abstinencia se pueden presentar con muchas de las drogas si la persona para el consumo en esta etapa, el adicto siente gran ansiedad por consumir la droga. Ahora necesita usar la droga para sentirse normal. La falta de control se hace presente; eso es, que la persona adicta no siempre esta en la capacidad de poder parar una vez que comenzó a consumir. La compulsión por usar la droga es abrumadora. El uso de la droga continua a pesar de todas las consecuencias adversas que le ha traído. El adicto se niega a si mismo y a los demás que las consecuencias adversas que esta viviendo son un resultado de su consumo de drogas.

 

CRUZANDO LA PARED 
El proceso progresivo que se da con la adicción se lo conoce como cruzando la pared. En esta etapa, la persona puede bajar el consumo o pararlo, como lo hemos descrito anteriormente, sin embargo, el tratar de parar el consumo ya no es una cuestión de poder escoger.
En esta etapa, los intentos de parar de consumir se asemejan a darse la cabeza contra una pared. Ya es muy difícil lograrlo sin ayuda profesional. La progresión que se da desde el uso de la droga a la adicción – dependencia – se da mucho mas rápido en adolescentes que en adultos, fenómeno llamado telescopio. 

La razón para esto no es aun determinada, pero puede estar relacionada con el hecho que el cerebro de un adolescente esta en proceso de desarrollo. Todas las drogas de abuso tienen capacidad para producir un EFECTO DE REFUERZO. Se entiende que una sustancia produce refuerzo cuando, después de haber sido consumida, aumenta la probabilidad de que el sujeto se esfuerce por volver a hacerlo en el futuro. 

Con la búsqueda de las diferentes sensaciones y experiencias, la droga produce un refuerzo positivo o recompensa. Uno de los principales problemas para asumir el papel de los efectos emocionales o psicotrópicos en el desarrollo de la dependencia esta relacionado con el hecho de que, con el uso continuo de una droga, desaparecen los efectos placenteros y, sin embargo, el sujeto persiste en su intento por consumirla. Esto ocurre porque las drogas actúan sobre una serie de estructuras cerebrales donde también provocan sus acciones: "las recompensas naturales".

La comida, la bebida y el copular. Estas tres conductas, de comer, beber y copularse tienen que estar recompensadas, ya que si no ocurriese así la especie se extinguiría. Las estructuras cerebrales donde se regula que dichas conductas sean satisfactorias, son las mismas en las que actúan las drogas, de forma que acaban teniendo un valor importantísimo para el individuo dependiente, casi al mismo nivel que las otras recompensas naturales.

Esto explicaría que una vez que el individuo se ha hecho dependiente, su tendencia a consumir droga ya no estaría relacionada con los efectos mas o menos agradables de la sustancia, sino con el valor que esta ha adquirido por interaccionar con las estructuras cerebrales que regulan el refuerzo de las recompensas naturales.